Aceptar INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE COOKIES. Este portal web utiliza cookies para facilitar su navegación e información adecuada. Si aceptan expresamente nuestra política de cookies o continúan navegando por las diferentes páginas, se entenderá que aceptan la instalación y uso de las cookies.

Estudio de la personalidad

“Con 20 años todos tienen el rostro que Dios les ha dado, con 40 el rostro que les ha dado la vida y con 60 el que se merecen”

Albert Schweitzer

El estudio de la personalidad a través del rostro es un dictamen sobre la personalidad individual que se basa en la simple observación del rostro de una persona. El rostro cambia a través de los años, y también la personalidad, de forma paralela, va experimentando cambios.

Con una herramienta tan sencilla como unas pocas fotos, nos podemos pronunciar de manera clara sobre los siguientes aspectos: las aptitudes intelectuales, las aptitudes afectivas y las aptitudes instintivo-activas. Podemos ver la aptitud para realizar un trabajo determinado o cuáles son los entornos laborales en los que la puede alcanzar la excelencia.

Las aptitudes intelectuales

Entre las aptitudes intelectuales valoramos si la persona posee una inteligencia intuitiva o lógica, si es pragmática, si hay capacidad de análisis y de síntesis, si hay reflexión y en qué medida, si hay autocontrol, si hay capacidad de improvisación, si la persona sabe hacer planes a largo plazo o no, si tiene capacidad de llevar sus planes a la práctica, si hay idealismo, si tiene sentido artístico, si es alto el nivel de creatividad, entre otras aptitudes.

Las aptitudes afectivas

Entre las aptitudes afectivas valoramos en qué medida la persona necesita un entorno afectivo familiar, la tolerancia a la soledad, la empatía, la imparcialidad, la fidelidad, la compasión, la dependencia de los demás, la generosidad, la susceptibilidad, la sinceridad, entre otras.

Las aptitudes activo-instintivas

Entre las aptitudes activo-instintivas valoramos en qué medida la persona es activa o pasiva, si le gusta ejecutar las cosas globalmente o prefiere el detalle, si es hábil para las manualidades, para qué deportes está más dotado, si es capaz de llevar a la práctica los planes que tiene, si el instinto de nutrición está muy desarrollado, si hay avidez para el dinero, si su ritmo de trabajo es rápido o lento, si le gusta más la calidad o la cantidad, si tiene resistencia física, si es agresivo en su forma de actuar, si es prudente, si se encarniza con las cosas para lograr un resultado, entre otras.

El estudio de la personalidad termina con una conclusión sobre los puntos débiles y fuertes de la personalidad y las conductas originales de la persona. Puede ofrecer una orientación profesional o una evaluación sobre la adaptación a un trabajo determinado.