Aceptar INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE COOKIES. Este portal web utiliza cookies para facilitar su navegación e información adecuada. Si aceptan expresamente nuestra política de cookies o continúan navegando por las diferentes páginas, se entenderá que aceptan la instalación y uso de las cookies.

Orientación profesional

Escoger la carrera adecuada

Cada uno de nosotros mismos nos conocemos muy bien... ¿o no? Sucede a menudo que a la hora de escoger una carrera, una profesión, no sabemos escoger... O escogemos algo que nos seduce mucho pero para lo cual no tenemos grandes aptitudes. En la sociedad es frecuente ver personas que desempeñan un trabajo mal, en el que les es difícil mejorar la categoría profesional. Queremos alcanzar el máximo nivel... pero no estamos capacitados para hacerlo todo bien.

¿Para qué trabajo estoy más capacitado?

¿Estamos desmotivados en nuestro trabajo? A cada uno se le dará algo distinto para lo cual estaría muy bien capacitado. También hay personas que podrían desempeñar eficazmente muchos trabajos, pero no siempre ocurre así.

Descubre la excelencia en ti

Le propongo un método muy original, nuevo y completamente fiable: el estudio de la personalidad a través del rostro. Nuestra cara refleja muy bien cuáles son nuestras buenas aptitudes. Del estudio del rostro se deduce la excelencia en algún campo concreto y los puntos débiles que se podrían mejorar. Por ejemplo, no sería conveniente aconsejar profesiones de atención al público a personas que no tengan un poco de empatía o de simpatía. Si un trabajo requiere mucha concentración, hay personas que nunca podrían desempeñarlo y otras que sí.

El retrato de nuestra personalidad

Todos deberíamos hacernos en algún momento de nuestra vida un estudio de personalidad. Es algo así como tener una buena foto de estudio. La personalidad, como la foto, se refiere siempre al momento en que se realizó el análisis, ya que en la vida vamos sufriendo pequeñas variaciones de personalidad, al igual que nuestra cara se irá modificando con el tiempo, aunque las líneas esenciales de la personalidad permanecen.